¿Qué son las chakras?

7 chakras

Los chakras son los sútiles centros energéticos del cuerpo. Chakra es una palabra sánscrita que significa rueda o vórtice.

Hay diversos textos antiguos que hablan acerca de la localización y cantidad de chakras. Hoy en día la imagen más popular demuestra 7 chakras, pero algunos textos indican que hay hasta 56 chakras y se refieren a chakras superiores, mayores y menores.

A través de los chakras, que son vórtices de energía, fluye la fuerza de la vida. Los chakras, que funcionan como bombas o válvulas, regulan el flujo de esta energía vital.  Nuestro estilo de vida y las circunstancias en nuestras vidas y cómo las manejamos, repercuten en estas válvulas, que pueden abrirse o bloquearse.

El aura es un campo de energía que emana de nuestro cuerpo y está formado de varias capas que provienen de los chakras. Los colores que se pueden ver en el aura están basados en las vibraciones que se expresan a través de los chakras. Los colores del aura cambian constantemente, reflejando nuestro estado físico y emocional. Los chakras son más densos que el aura, pero no tanto como el cuerpo físico. Interaccionan con el cuerpo físico a través de dos vehículos principales: El sistema endocrino (sistema de glándulas) y el sistema nervioso.

Los chakras corresponden a diferentes aspectos de nuestro ser e influyen en los aspectos físicos, mentales y emocionales. Cuando están en armonía, hay una sensación de bienestar general: nos sentimos en sintonía con el universo y al mantenernos en este estado, los chakras se abren para recibir la energía universal del amor. Sin embargo, si uno o varios chakras están bloqueados, todos los demás empiezan a funcionar mal, y perdemos nuestro equilibrio interior. Es importante que los chakras estén en una relación de vibración armoniosa entre sí. Todos los chakras deben activarse por igual. De lo contrario, hay funciones insuficientes o excesivas que siempre son molestas o desagradables.

El trabajo con chakras es un proceso importante. El aura y los chakras son el reflejo material de nuestra conciencia o nuestro inconsciente. Tenemos la oportunidad de trabajar desde ambos lados y lograr cambios. El trabajo de los chakras promueve nuestros procesos de aprendizaje y el posterior proceso de concienciación.

Cuando los chakras están abiertos, puede fluir la energía Kundalini desde la base hasta la coronilla con mucho más facilidad. Por esto es importante cuidar a nuestros chakras y mantenerlos equilibrados.

Muladhara: El Chakra Raíz es la base de la estructura física del cuerpo y está situado en el perineo, entre el ano y los genitales. La palabra Muladhara se compone de dos palabras sánscritas: mula que significa «raíz» y adhara que significa «base» o «soporte». El Chakra Muladhara se basa en el elemento tierra e irradia el color rojo. Equilibrar el Chakra Raíz crea una base sólida para abrir los otros seis chakras. Cuando el Chakra Muladhara está equilibrado, la persona experimenta estabilidad, confianza, energía y fuerza.

Swadhistana. El Chakra Sacro es el segundo centro energético del cuerpo y está situado en el hueso sacro por detrás. Por delante en el clítoris para las mujeres y la base del lingam para los hombres, o en el hueso púbico. Está asociado al elemento agua y al vibrante color naranja. Esta energía ayuda a soltar, aceptar el cambio y la transformación en la vida.  También es una línea directa con nuestra creatividad, placer y  y sexualidad

Manipura: El tercer chakra está localizado directamente detrás del ombligo sobre la pared interna de la columna vertebral. Su kshetram (punto reflejo) está localizado en el ombligo. Este chakra está anatómicamente relacionado con el plexo solar que controla el fuego digestivo y la regulación del calor en el cuerpo. Este chakra se asocia con la fuerza de la voluntad, la confianza, el poder personal y la auto-estima.

Anahata: El cuarto chakra está situado en la médula espinal a la altura de T5-T6, en el plexo cardíaco entre los omóplatos. Su kshetram está en el centro del pecho, en el centro del hueso esternón, a la altura del corazón. Nos conecta con diferentes formas de amor (compasión, armonía, amistad, bondad, amor de pareja, amor familiar, amor hacia una misma,..)

Vishuddha: El quinto chakra, el chakra de la garganta, está a la altura de las vértebras cervicales C3 y C4. Su kshetram es la parte frontal del cuello, en la garganta, o en la glándula tiroides. Es el centro de la comunicación y aquí conectamos con el mundo exterior.

Ajna:  El sexto chakra está situado entre nuestros ojos físicos, en la zona del entrecejo un poco más arriba. Se llama también el tercer ojo.  aprendemos de desarrollar nuestra capacidad de ver e intuir.

Sahasrara, el septimo chakra, el chakra corona está en la parte superior de la cabeza, fuera de la silueta física. Es nuestra conexión espiritual. Aquí conectamos con lo divino.